Archivo mensual: febrero 2007

Sargentelli o el santo oficio del mulatólogo

Sargentelli con sus mulatas hasta la tumbaUna de las cosas que recuerdo de mi padre, era su orgullo recio por haberse deslomado durante muchos años para tener la vida que tenía, y que no cambiaba por nada. Sin embargo, cada vez que llegaba el carnaval y aparecía Sargentelli en la televisión, mi viejo me miraba con esa complicidad de padre y soltaba un “mira que podría haber sido como él…“. Y no creo que lo hacía por mortificarse ni mucho menos, es que en esa época (y digo “esa época” porque ahora seria políticamente incorrecto decirlo) todos los hombres deseábamos ser como Sargentelli cuando llegaba el caranaval.

Porque Sargentelli fue un verdadero mito. El único que pudo graduarse como “mulatólogo” y ser, por ende, el mayor experto en mulatas de samba de todo Brasil. Hecho que equivale a ser el más entendido del tema en todo el mundo.

Quizás para los menos entendidos en cultura brasilera, Sargentelli no resulta un nombre familiar. No obstante, para los amantes de la samba y festejos carnavalescos, este hombre de vozarrón peculiar y que empezó su andadura como locutor de radio, fue el erudito que inventó palabras como “ziriguidum” y “telecoteco“(argot propio del carnaval); eso claro, junto a la secta de seguidores que creó alrededor de las “mulatas de Sargentelli”.

Empresario de la noche, conviritó en estrellas a bailarinas que ahorraban todo un año de trabajo para lucir un diminuto vestido de lentejuelas en carnaval. Ahí estaba Sargentelli, rodeado por su séquito de mulatas ante la mirada atónita de la humanidad, especialmente los turistas. En otras palabras, Sargentelli elevó a la categoria de divas a las mulatas del carnaval.

Pero los tiempos comenzaron a cambiar, y en 1985 Sargentelli fue acusado de racismo y casi ve su carrera como“mulatólogo” concluida. Sin embargo, Brasil tiene esa extraña virtud de convertir en patrimonio nacional cosas tan peculiares como las mulatas o el mismo Sargentelli.

Mulatólogo y compañiaAsí el “mulatólogo” superó el bache y siguió en su labor de carioca empedernido, para envidia de mi padre, hasta el 13 de abril de 2002, cuando dejó el samba, la fiesta, la noche, la bohemia y el mundo. Quizás con una sonrisa en los labios, y doce años después de que mi padre deseara ser Sargentelli por última vez.

Eso es lo bonito del carnaval.

2 comentarios

Archivado bajo carnaval, de la cosecha, life, mulatas, people, Sargentelli

La vida del señor Barriga

El señor  Barriga as himselfSupongo que a muchos de nosotros el nombre Edgar Vivar nos suena familiar, pero no podríamos deducir de buenas a primeras de quién puede tratarse. Pero si decimos Señor Barriga, ahí es otra cosa. Porque el señor Barriga fue talvez uno de los primeros caseros y cobradores de alquiler del que tenemos noción. Un antagonista extraño en una serie que, como el Chavo del ocho, estaba repleta de personajes singulares.

Pero lo cierto es que acabo de ver que el señor Vivar, a.k.a señor Barriga; a.k.a Ñoño, acaba de publicar su autobiografía, en la que cuenta sus vivencias en el set del todopoderoso Chespirito pero también su experiencia con Plácido Domingo (¿el señor Barriga con Plácido Domingo?) y las vueltas que dio su vida por el mundo del teatro.

Así pues, resulta sorprendente que el señor Barriga tenga una autobiografía. Pero noThe real señor Barriga porque no tenga una vida interesante, sino porque en ese abanico de personajes como el Chavo, Chilindrina, Don Ramón, Quico y demases, quizás uno de los últimos de la  fila de los recuerdos sea precisamente el eterno casero, indeseable visita, como lo era el señor Barriga (eso sí, de buen corazón).

Probablemente mienta, pero intentaré leerla. No para conocer más detalles de su vida (lo que sé ya me basta), sino quizás para tratar de encontrar la fórmula mágica que me haga reir cada vez que la vieja bruja que nos cobra el alquiler venga a saquear nuestros muy míseros euritos.

18 comentarios

Archivado bajo Chavo, curiosidad, Edgar vivar, life, people, television