Estambul, viajes que comienzan cuando terminan

Estambul comienza Aparte de ser un escritor extremadamente perezoso, soy demasiado reflexivo para escribir in situ. Me gusta dejar que las imágenes reposen en mi mente hasta que, como en un proceso de destilación, las palabras vayan apareciendo como pequeñas gotas que caen en un tubo de ensayo.  Por lo general, pasan días, semanas e inclusive meses hasta que una de esas gotas caiga, si cae, en una hoja en blanco. 

Con Estambul, este proceso ha sido particularmente doloroso. Quizás por la cantidad de imágenes que me gustaría ver convertidas en palabras, o por la frustración al reconocer mis limitaciones parta transmitir con toda fidelidad las sensaciones que produce una ciudad como esa.  

Para ayudarme, o talvez esconderme, abro esa maravillosa auto-ciudad- biografía del escritor turco Orhan Pamuk, Estambul: ciudad y recuerdos, y me encuentro con que el libro comienza con una sencilla cita del poeta, también turco, Ahmet Rasim: “La belleza del paisaje está en su amargura”. 

Esta manera de introducir a un lugar como Estambul me hizo recordar que una de nuestras noches allí junto a Jose Mari y Pilar, una pareja de españoles que acabábamos de conocer en circunstancias propias de los viajeros. Entre una nargile y varios vasos de té, nos preguntaron qué era lo que más nos había impactado de Estambul 

es4.jpgSin pensarlo demasiado, respondí que el paisaje: la forma en la que todo se movía, ese trasfondo mutante que ofrece una ciudad que mira al mar Mármara, al Bósforo y al Cuerno de Oro al mismo tiempo. Con diferentes embarcaciones moviéndose de manera dispar; los pescadores que desde el puente de Gálata tiran una y otra vez su perseverante anzuelo mientras el tranvía corta la ciudad con una prisa inusual en esos 20 millones de estambulíes que se reparten diariamente este lugar de la misma manera en la que también se la disputan Oriente y Occidente.   

Todo bajo la inmutable presencia de imponentes mezquitas, el palacio de Topkapi, las llamadas a las oraciones y un atardecer que cae diariamente como si fuera lo último que quisiéramos ver en nuestras vidas, sin siquiera imaginar que al día siguiente todo será completamente diferente.  
Las mezquistas siempre vigilantes
Sin embargo, lo que ninguno de los cuatro que esa noche bebimos y fumamos en la trastienda de un antiguo cementerio otomano en plena Divan Yolu percibimos fue lo que Rasim y Pamuk, y talvez buena parte de los estambulíes aprecian de su paisaje y que lo hace realmente bello e incomparable: su amargura. 

Pero una amargura que, lejos de entristecer, sobrecoge y nos hace sentir parte de algo increíblemente vivo. Y que llevamos en nuestra piel para realmente comenzar el viaje, cuando nos creíamos ya de regreso.   

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo cosecha, de la cosecha, Estambul, internacional, istanbul, life, Personal, viajes

3 Respuestas a “Estambul, viajes que comienzan cuando terminan

  1. PILAR

    Yo, después de regresar de Turquía, también estoy leyendo ese mismo libro, Estambul: ciudad y recuerdos, de Pamuk y resulta inquietante que, una amargura no percibida allí, y a pesar de no ser estambulí, si la estoy sintiendo al leer esa “autobiografia” del premio Nobel.
    Si, el paisaje estremece y más aún los atardeceres en Sultanahmet, entre Aya Sofia y Sultan Ahmet Camii.
    Creo que hemos vivido y percibido el mismo Estambul y además es cierto que comenzamos un viaje al regresar.

  2. MARIA

    Os voy a dar un poco de envidia, quizás no de los sentidos, que en ello los turcos son los chamanes, sino desde un punto algo marisabidillo o “intelectual”, estoy terminando el libro de Pamuk y me regalan el escrito, por el emprendedor y culto viajero Edmundo de Amicis en el año 1878. Es, según el crítico IurY Lech, una incitación a excitar el paladar literario con intaqngibles tentaciones, a embriagarse con el penetrante si bien mutable perfume de una metrópoli, que a ala afirmación de Madame Stael de que “viajar es el más triste de los placeres”, reponde con parsimonia que recrearse en sus atractivos produce la más fugaz de las melancolías.
    Posiblemente un amigo nos preste un libro sobre Estambul escrito por el italiano Umberto Eco. Si alguien tiene referencias sobre el mismo que ofrezca información, por favor. Pero bueno esto es onanismo puro y duro porque el verdadero placer es conocer y vivir Estambul tal y como se dice en el artículo base y en el primer comentario recibido. Amigos hay que perderse por la maravillosa Estambul y cambiar los planes si es necesario porque ahora es muy dificil encontrar una ciudad, y además turística, que cautive de la forma que lo hace Bizancio, Constantinopla, Estambul.

  3. MARIA PILAR

    La persona que inició este blog con el artículo inicial , debería continuar con la escritura en este blog, tiene madera de escritor y nos animaría a los demás a soltarnos un poco. “Nos vemos” en turco (que no consigo recordar como se dice)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s