Archivo de la categoría: bologna

Feliz cumpleaños señor Eco

Feliz cumpleaños señor EcoLo difícil de hablar de un señor como Umberto Eco, es hacerlo sin parecer esnob. O al menos, pretencioso y pseudointelectual. Y créanme, no es tarea fácil. Así que digamos que hablamos de un tal señor Eco, tan simpático él, que conocimos alguna vez y que precisamente alguien-en este caso yo- nos recuerda de su 75 cumpleaños (5 de enero). Y que para poner la cosa un poco más complicada, digamos que los verdaderos amigos del señor Eco nos invitan a decir algunas palabras en un brindis en su honor en una cena bastante discreta en algún pequeño ristorante de Bologna (Y esto ya suena bastante esnob y pretencioso, pero digamos que así es).

Así que, alzando un vasito de cristal medio lleno con un vino tinto de la casa hago el tlin, tlin de rigor y comienzo por decir que lo que me une al señor Eco, aparte de sus libros -a ratos bastante “densos”- son dos estúpidas anécdotas: la primera, en mi primer año de la universidad y tiene muy poco que ver con él. Me explico: el defecto más maravilloso de un estudiante universitario es su pedantería y su certeza de ser un intelectual iluminado que puede resolver el mundo en el intermedio de una cerveza y otra. En ese sentido también vagan sus conversaciones de cafeteria pseudointelectual.

Puestos en este contexto, imaginemos el escenario de universitarios recién llegados que inician una conversación absurda, llena de referencias bibliográficas vacías -pero que es la única forma de señalar tu territorio- y que en un momento dado se encamina hacia lo evidente:

– Pues a mi me gusta mucho Foucault, pero me cuesta un poco entender su concepto de poder o la figura del vigilante en un contexto social mediatizado. ¿Lo has leído?

– Si claro, por supuesto.

– ¿Qué has leído de Foucault?

– ¡El péndulo!

Sin duda, la anécdota podría acabar aquí, en medio de la carcajada de los pseudointelectuales, dándole su cuota de responsabilidad al señor Eco por hacer un título que parece enajenarlo como autor. Pero como es su cumpleaños, hagamosle el honor de adjudicarle la primera lección sobre el señor Eco: El péndulo de Foucault, no es de Foucault sino -¡sorpresa!- de Umberto Eco. (¡Y yo no era el protagonista de la anécdota!). Sigue leyendo

4 comentarios

Archivado bajo bologna, de la cosecha, Eco, internacional, life, people, Personal, politics