Archivo de la categoría: curiosidad

Una hoguera sin vanidades

Mister Tom Wayne in actionHay hechos de la cotidianidad, si es que se le puede llamar así, que a veces cobran un simbolismo espantoso. Y digo espantoso por evocar por lo bajo ese escalofrío apocalíptico que a veces nos da cuando vemos que pasa lo que pasa.

Así pasa con Tom Wayne, un señor que desde hace más de 10 años tiene una pequeña librería en Kansas City llamada Prospero’s books. Durante todo este tiempo, el señor Wayne ha hecho lo que hacen todos los libreros: acumular libros en el pequeño almacén de su “próspera” libreria.

Así hasta que un día intenta abrir la puerta del almacén y se da cuenta de que apenas tiene un pequeño resquicio para poder pasar. Pues si, el indescifrable negocio de la compra-venta de libros había tocado techo. Literalmente. No cabía un libro más.

¿Qué hace Tom Wayne? Pues sale como puede del almacén en busca del teléfono, no sin antes tropezarse con una vieja edicion de “Octubre Rojo” de Tom Clancy, que cae robusta y decidida sobre una copia extraviada del reporte de IV Conferencia Panamericana, la primera v�ctima del cerillazo de Waynecelebrada en Buenos Aires en 1910 (¿Cómo diablos ha ido a parar allí?).

Con agenda en mano, el señor Wayne de Kansas City comienza a marcar los números que también ha ido acumulando a lo largo de los años: otros libreros, blibliotecas, centro culturales, escuelas, viejos clientes….todo vale con tal de deshacerse del superávit de libros que se revolucionan en el almacén y que, para quienes han leído la casa tomada de Cortázar, comienzan a absorber todo lo que encuentran a su paso (menos las polillas, esas viejas y acérrimas enemigas del papel).

Al final del día, exhausto y desconcertado, Tom Wayne llega a la triste conclusión de que nadie está dispuesto a recibir sus libros, ni siquiera regalados. Paradójicamente todos dicen lo mismo: no tienen lugar donde ponerlos.

Tom Wayne, librero de Kansas City, frustrado y rabioso mira con desazón al almacén y toma esa decisión tan Bradbury: si nadie los quiere, ¡pues a quemarlos!

No nos llamemos a errores. Wayne no es un librero converso y desalmado. El pasado domingo, 27 de mayo, organizó todo un funeral para sus libros en lo que él mismo llamó una señal de protesta contra el poco apoyo público a la palabra escrita. Y de paso, claro, liberar un poco de espacio en el almacén de Prospero’s books.

“Esta es la pira funeral para el pensamiento en los Estados Unidos de hoy”, dijo Wayne a los bradburianos espectadores en las afueras de su librería mientras quemaba el primer grupo de libros.

Bradbury ya lo dijoComo lo real de romántico tiene poco hoy en dia, y menos en Kansas City, 50 minutos después del “cerillazo” inicial llegaron los bomberos para aguar el funeral. Pero no lo hicieron por amor a las letras, sino por apego a la ley: Tom Wayne no tenía permiso para hacer esa fogatilla frente a su local.

Ahora Wayne dice que gestionará todos los permisos del caso para realizar periodicas fogatas hasta agotar los 20 mil libros que se acumulan temerosos en el almacén de Prospero’s book.

Pero como no podía faltar en yankilandia, wayne ha convocado a través de su web a todos aquellos que deseen “adoptar” a un moribundo libro, comprándolo por 1 pavo y salvándolo de la quema. El dinero se reinivertirá, cosas de la vida, en hacer más libros.  

P.D. Según un estudio del americano Fondo Nacional para las Artes hecho en 2002, menos de la mitad de los adultos americanos dicen leer por placer, comparado con el 57 % de 1982. Me imagino que esa no es una buena noticia para el Prospero’s books

Anuncios

2 comentarios

Archivado bajo books, curiosidad, de la cosecha, internacional, life, people, Personal

La vida del señor Barriga

El señor  Barriga as himselfSupongo que a muchos de nosotros el nombre Edgar Vivar nos suena familiar, pero no podríamos deducir de buenas a primeras de quién puede tratarse. Pero si decimos Señor Barriga, ahí es otra cosa. Porque el señor Barriga fue talvez uno de los primeros caseros y cobradores de alquiler del que tenemos noción. Un antagonista extraño en una serie que, como el Chavo del ocho, estaba repleta de personajes singulares.

Pero lo cierto es que acabo de ver que el señor Vivar, a.k.a señor Barriga; a.k.a Ñoño, acaba de publicar su autobiografía, en la que cuenta sus vivencias en el set del todopoderoso Chespirito pero también su experiencia con Plácido Domingo (¿el señor Barriga con Plácido Domingo?) y las vueltas que dio su vida por el mundo del teatro.

Así pues, resulta sorprendente que el señor Barriga tenga una autobiografía. Pero noThe real señor Barriga porque no tenga una vida interesante, sino porque en ese abanico de personajes como el Chavo, Chilindrina, Don Ramón, Quico y demases, quizás uno de los últimos de la  fila de los recuerdos sea precisamente el eterno casero, indeseable visita, como lo era el señor Barriga (eso sí, de buen corazón).

Probablemente mienta, pero intentaré leerla. No para conocer más detalles de su vida (lo que sé ya me basta), sino quizás para tratar de encontrar la fórmula mágica que me haga reir cada vez que la vieja bruja que nos cobra el alquiler venga a saquear nuestros muy míseros euritos.

18 comentarios

Archivado bajo Chavo, curiosidad, Edgar vivar, life, people, television

Humanos en exhibición, vaya novedad

Vista la foto, seguro que el experimento será un éxito rotundo.Yo creo que la geografia influirá en algo. De hecho, estoy seguro. Pues si no, ¿de qué manera podemos explicar que el zoologico de Adelaida, en Australia, anuncie como gran primicia que durante un mes sus ilustres visitantes  podrán observar a un grupo de seres humanos en el sitio que actualmente ocupan los orangutanes (que me imagino ocuparán las oficinas del zoo en ese tiempo).

Pero lo malo no es eso sino que lo anuncien como primicia mundial: ¡el zoo humano! Y encima con truco: porque los tres hombres y las tres mujeres al final del dia podrá ir a dormir a sus casas y rotarán semanalmente -quizás para que los orangutanes no se aburran en las oficinas-.

“Yo nunca he sabido como es pasar una semana en el recinto me va a dar una buena idea de los olores, sonidos y lo que se siente al ser mirado a los ojos por miles de personas cada día”, dijo en declaraciones a radio ABC, la super experta Carla Litchfield, la única que pasará un mes completo en el “zoo humano”.

A mi el tema me entristece sobre todo por la memoria del mítico cazador de cocodrilos Steve Irwin, que no se andaba con estas falsas primicias. Y digo falsas, porque de ahí viene el espanto y la indignación: después de tragarnos 8 Gran Hermanos, y no se cuántas “Casas de tu vida”, entre otros miles de realities, estos nos vienen con el cuento del “zoo humano” como la gran noticia.

Supongo que a la super experta Carla Litchfield le haría mucha ilusión si le mandáramos algunos de esos super resúmenes con reguetón de fondo. Y talvez así abandonaría la estúpida idea de encerrarse en un zoológico como el gran experimento. Y encima, mandando a currar a los pobres orangutanes.

Si, seguro que es la geografía. Por algún lado tenía que estallar el rollo ese de las antípodas.

Deja un comentario

Archivado bajo curiosidad, internacional, life, people

Se vende país: interesados llamar a Michael de Sealand

El principado de SealandNo, no es ningún reclamo anti-sistema, se vende un país. Para ser más específicos, está a la venta el país más pequeño del mundo (que siempre será más grande que los pisos de protección oficial). Eso sí, vista la foto nos damos cuenta que el Principado de Sealand no es que sea el paraíso terrenal, pero como dicen los buenos agentes inmobiliarios, tiene unas vistas estupendas y una ubicación de lujo.

Y no sólo eso: Sealand emite pasaportes, tiene su propia moneda y hasta la selección de fútbol (aunque en la imagen no se pueda ver muy bien el monumental estadio). Así que el afortunado comprador no sólo será el nuevo príncipe de Sealand (claro, cada dueño impondrá su sistema político favorito, aunque os aconsejo seguir la línea del pricnipado), sino que tendrá su rostro acuñado en monedas y billetes y podrá escribirse su himno nacional.

Además, el bonito país (parte de un fortín de la II Guerra Mundial) está a solo una docena de kilómetros de las costas inglesas. En otras palabras, un vecindario tranquilo. Aunque Sealand está para reformar (pero ¿qué país no está cayéndose a pedazos?) no deja de ser un lugar tentador y con unos escasos “sealandeses” (dicen que cinco habitantes permanentes).

Los interesados en comprarse un país como Sealand, no tienen más que ponerse en contacto con su vendedor, el actual príncipe vigente Michael de Sealand. El precio es negociable. Mejor verlo.

Favor abstenerse agencias.

Página oficial de Sealand (para los más incrédulos)

P.D. Ah! También están disponibles los títulos de lores y barones de Sealand a precios muy módicos, tan sólo unas cuantas libras, ¡no te lo pierdas!

Deja un comentario

Archivado bajo curiosidad, economy, internacional, people, sealand

Ya podemos mudarnos

la mini tierra vista desde mi ventanaAl parecer la cosa va en serio. Y digo en serio, porque aparece en la prestigiosa revista Nature que, aunque a veces “cuela” algún científico charlatán, suele ser una referencia seria para estas cosas. Y para hacerla breve, la cosa va que un grupo de científicos (que por lo demás siempre trabajan en grupo) han descubierto un planeta igual a la Tierra. Igual, igual, no es. Porque este planeta, que está a sólo 25 mil años luz de aqui, es más pequeñito. Es una Tierra portátil, o la mini-Tierra. Ahora que se lleva tanto lo mini y lo “portable”. En fin, que supongo que es una buena noticia lo de tener una Tierra de recambio, visto que a este planeta se le agota la garantía. Sólo hay un par de cosillas que a mi no me convencen mucho: primero, que pilla un poco lejos (digo por lo de la mudanza y lo de visitar a mi madre en Bucaramanga); y segundo, que es pequeñito, lo que significa que sólo unos pocos elegidos podrán mudarse (supongo que harán un sorteo o algo asi). Pero bueno, son cuestiones técnicas que ya se resolverán a su momento. Algo que tambien escuece un poco es lo del nombre: OGLE-2005-BLG-390Lb. Y no tanto porque parezca una matricula de coche, sino porque da mucho juego cibernético (¿goOGLE-2005-BLOG-390Lb?). Hmmm…bueno, supongo que también para eso harán un concurso para re- bautizar a la mini Tierra.

Los más previsivos, les recomiendo ir comprándose un pisito en mini-Tierra. Esperando claro, que las hipotecas no estén calculadas en años-luz como lo están ahora.

OGLE-2005-BLG-390Lb (aka. mini Tierra)

Deja un comentario

Archivado bajo curiosidad, de la cosecha, internacional, life, science

Favor no disparar en nochevieja

el viejo revolver de nocheviejaComo toda tradición, con el tiempo parece convertirse en algo absurdo. Pero está ahí. Y al menos yo puedo decir que lo viví. Cuando el reloj comenzaba a agotar los últimos minutos antes de la campanada de fin de año, alguien sacaba su revólver y comenzaban los disparos al aire, junto a los fuegos artificiales y todas esas costumbres tan orientales que no entiendo como pudieron llegar hasta nosotros. Y lo curioso es que he tardado más de 20 años para encontrar una respuesta científica a un pregunta infantil: ¿cómo caen las balas disparadas al aire? Pues uno de estos estudios absurdos dice que al caer, el proyectil puede alcanzar los 200 km/h y atravesar el cráneo de una persona. Por tal motivo, la ONG que encargó tan serio análisis pide no celebrar el año nuevo “echando bala”. Así doy respuesta mi pregunta y al mismo tiempo descubro que probablemente estoy vivo de milagro. Y que ahora donde vivo ya no corro ningún riesgo, pues nadie saca su revólver el 31 de diciembre. Supongo que me alegra. Pero es lo que tiene la tradición. De tan absurda, a veces parece maravillosa. Aunque te perfore el cráneo a 200 km/h.

No echar bala en nochevieja

1 comentario

Archivado bajo curiosidad, internacional, Personal

¿Ha llorado usted por Turkmenbashi?

bye, bye turkmenbashiLa pregunta hace pensar. Porque el tipo acaba de morir y son pocas las lágrimas que se han visto correr. Bueno, quizás porque Turkmenbashi no sea un nombre fácil de reconocer; llamémosle por su nombre de pila: Saparmurat Niyazov. ¿Tampoco? Entonces pogámoslo de un forma más escueta: el “presidente” de Turkmenistán ha muerto. Visto así la cosa no tiene mayor interés, especialmente porque para muchos Turkmenistán es una palabra que nos retumba en algún lugar de nuestra mapa imaginario de la complicada geografia mundial post-URSS. Para ponernos en antecedentes: Niyazov, presidente-dictador de Turkmenistán, murió a los 66 años tras 20 años en el poder, en los que desarrolló un culto a su personalidad y se hacía llamar Turkmenbashi: el padre de todos los turcomanos.turk4.jpg

Y lo del culto a la personalidad tiene tela, porque la historia esta llena de ejemplos, pero lo curioso es que con tanta información y estrechez de mundo en el que vivimos, apenas tengamos una idea menos que remota del tal Turkmenbashi.

Pues bien, resulta que el llamado Turkmenbashi un buen dia se declaró presidente vitalicio, machacó la oposición y le puso su nombre al mes de enero, y el de su madre a abril.

Turkmenbashi hasta en el pensamientoPero esto es sólo el comienzo. Entre sus sabias decisiones, Turkmenbashi prohibió cantar con pista grabada (doblar la voz), poner música grabada en las bodas y encender la radio del coche. Y a los médicos les hacía jurar fidelidad a él y no a Hipócrates. Ver para creer….

Uno de sus últimos actos fue inaugurar un parque de diversiones llamado “el mundo de cuentos de Turkmenbashi” . Luego el corazón no aguantó más tantas emociones ni tanto ego y sacó la mano. Pero eso ya estaba previsto: fue enterrado en la mezquita más grande de centro Asia, construida por él, y llamada -cómo no- “Espítritu de Turkmenbahsi”.

El excéntrico dictador de Turkmenistán

1 comentario

Archivado bajo curiosidad, internacional, life, politics